10 / 09 / 2018
Comunicado de la Fundación Museo Jorge Oteiza tras el fallecimiento de Juan Huarte

Juan Huarte y Jorge Oteiza en Alzuza.

 

La Fundación Museo Jorge Oteiza Fundazio Museoa quiere hacer constar el profundo dolor que siente en estos momentos en que Juan Huarte nos ha dejado. La sincera e inquebrantable amistad entre Juan Huarte y Jorge Oteiza está en el origen de esta Fundación, de la que Juan Huarte fue el primer Presidente de su Patronato y a cuyo entusiasmo y dedicación se debe la construcción del Museo de Alzuza, llevado a cabo por Francisco Javier Sáenz de Oíza. Se culminaba así lo que había sido una vida compartida en la que la amistad y el afán de dar sentido a sus vidas desde el amor al arte estuvo siempre presente.

Tras el fallecimiento de Oíza y Oteiza, Juan Huarte siempre veló por que el hermoso y valioso legado al pueblo de Navarra de la obra de Oteiza quedase dignamente custodiado en Alzuza.

Los muchos valores y virtudes de Juan Huarte –hombre de empresa, escritor, filósofo, seriamente comprometido con la cultura en tantos y diversos campos, generoso mecenas–  hacen que sea figura imprescindible para quien quiera se acerque a conocer lo que fue la vida en España y en Navarra en la segunda mitad del siglo XX.

Desde el Patronato de la Fundación Museo Jorge Oteiza Fundazio Museoa queremos trasladar nuestro pésame más sincero y el mensaje de que Juan Huarte estará siempre con nosotros a través de su conexión con el Museo Jorge Oteiza.

 


 

Juan Huarte Beaumont (1925-2018)

 

Sostuvo siempre su vida en presencia de Dios.

Hombre justo y verdadero que se fio absolutamente de Dios.

Juan Huarte CREYÓ en la filosofía, y con ella buscó la verdad en la belleza. Estaba firmemente convencido de que el artista, con su obra creadora, cuando es auténtica abre siempre una vía espiritual hacia Dios. Por ello fue un fantástico mecenas. Construyó con Francisco Javier Saenz de Oiza la Ciudad Blanca en Alcudia en 1962 y Torres Blancas en Madrid en 1969. Organizó los encuentros de Pamplona en 1972 y creó la Fundación Museo Jorge  Oteiza en 2003. Apoyó generosamente a músicos, escultores y pintores, arquitectos, poetas y críticos durante las décadas de los 60 y 70 en España.

Fue autor de diez libros: “La realidad primaria de lo económico y el sentido de la economía” (1980); “Una lectura crítica de El Capital” (1981); “Evolución y problema religioso” (1984); “Economía y cáncer” (1984); “La evolución y el hombre” (1986); “Hacia una concepción integral del liberalismo” (1987); “Realidad y conocimiento I-II” (1992-2001); “Más allá del Big Bang” (2005).

Con profunda fe religiosa CREYÓ en Dios y nos enseñó que para todo hombre la primera y capital piedra de su estructura personal viene definida por la calidad de su relación con Dios. En su último libro (2005) leemos: “Si el Universo  ha tenido un comienzo, la pregunta es inevitable: ¿Cómo se originó? ¿Fue una explosión autónoma en la nada? […] La ciencia no puede responder a estas preguntas, pero la filosofía no puede menos de planteárselas.” Y responde: “Ese glorioso instante de densidad y temperatura infinitas con que nace el Universo hace 10 000 a 20 000 millones de años es el fiel reflejo del relámpago creador de un Dios Omnipotente Creador del Universo y de sus leyes.” Y afirma, “Dios existe, y ello tiene consecuencias de gran calado independientemente de lo que piense cada cual.”

También CREYÓ con ternura en el hombre y en su potencia creadora. Y nos dice: “El suceso más fantástico con el que antes o después tiene que enfrentarse todo ser humano es, justamente, que el Dios que lo ha creado por amor ha infundido gratuitamente en él un espíritu que lo acompañará eternamente. Y, en virtud de su espíritu, puede trascender lo conocido y otear y presentir lo desconocido. Es este espíritu, por tanto, el que conlleva en sí mismo la capacidad de crear e impulsa al hombre a elevarse hacia su Creador en humilde adoración.”

En esto creyó Juan Huarte Beaumont, el hombre que, buscando a Dios, encontró la belleza.

 

Juan Huarte Beaumont nació en Pamplona el 11 de julio de 1925 y ha fallecido en Madrid el 7 de septiembre de 2018. Fue economista y empresario, filósofo y mecenas. Esposo de Charo Gimenez Altolaguirre. A sus hijos y nietos nos enseñó el gozo de existir.

 

Sonsoles Huarte Gimenez