Organización y Producción: Museo Oteiza

Comisariado: Angel Bados

Del 20 de junio de 2008 al 31 enero de 2009

Colaboradores: Fundación CAN y C. S. P. La Catedral

El carácter idealista de Jorge Oteiza le llevó, durante toda su vida, a nominar lo que no tiene nombre, a situarse en los límites de la representación. Este es el lugar en el que despliega su Laboratorio Experimental, un elemento central en el proceso creativo del escultor, que el Museo Oteiza ha analizado y revisado ahora, con la programación de la exposición “Laboratorio Experimental” y de la publicación homónima, dentro de un proyecto comisariado por Angel Bados.

Oteiza trabajó en su Laboratorio materiales cercanos y manejables como la escayola o la chapa de cinc, que le permitieron encarar de un modo directo objetivos estructurales muy precisos como la “desocupación de la estatua mediante el hiperboloide y los módulos de luz”, o  la “desocupación del cubo y de la esfera”. Al mismo tiempo, el procedimiento de las series experimentales promovió la puesta en “repetición” de lo escultórico, con abundantes y delicadas soluciones, cuyo conjunto alcanza a manifestar, precisamente, lo que está más allá de la representación de la idea y que sólo la técnica del arte se atreve a mostrar.

Esta exposición, que muestra más de 1.000 piezas experimentales, muchas de ellas inéditas (de un conjunto experimental formado por cerca de 2.400 piezas de pequeño formato, de entre 4 y 15 centímetros de altura, la mayoría de ellas), en relación con los procesos escultóricos de Oteiza. La muestra se inicia en el Laboratorio de los años cincuenta, que incluye el proyecto de Arantzazu y los trabajos para Sao Paulo junto con la conclusión del Propósito Experimental, en 1959, cuando Oteiza anuncia la salida del taller para dedicarse a proyectos educativos y culturales, para concluir en los estudios sobre la piedad de Arantzazu, elaborados en 1969, y el Laboratorio de tizas de los años 1972-73.

Esta revisión del Laboratorio supone “acceder al interior de la obra de un artista y al interior del arte”, como señala Bados. En ese sentido, el Laboratorio  “es lo que el artista se inventa para resolverse más allá de su propio ideario estético”, señala el comisario. En el Laboratorio,  “se lleva a cabo la resolución entre lo privado y lo público de Oteiza, se trata de una operación para hacer transmisible el saber hacer del escultor”.

Esta exposición  trata de mostrar el Laboratorio en una presentación cercana a la propia disposición que ideó Oteiza para sus piezas, pero atendiendo a un orden que permita reconocer su papel matriz en los procesos escultóricos de Oteiza. Este trabajo ha supuesto, por tanto, “una cierta interpretación, atendiendo a la lógica del proceso, pero también permite dejarse llevar por lo que sucede en las piezas y no tiene explicación”, sostiene Bados. “Dejarse llevar con aquello en lo que uno se identifica, con los significantes insconcientes del propio artista”.

El proyecto se completa con  la edición de una publicación homónima, que incluye una texto analítico de Angel Bados y la presentación de 1.600 piezas del laboratorio experimental en 12 series experimentales elaboradas por Oteiza entre 1950 y 1974.

Restauración

La preparación de la exposición Laboratorio Experimental ha supuesto para el Servicio de Conservación del Museo Oteiza, la revisión del estado de conservación de los 2.400 estudios que conforman dicho Laboratorio y la realización de la ficha técnica completa de cada uno de ellos, digitalizando e incorporando 14.000 imágenes al archivo del Servicio.

La realización de la exposición ha estado precedida de un proceso de restauración que ha afectado a un total de 1.250 piezas que ha estado dirigido por el Departamento de Conservación del Museo Oteiza, en colaboración con la empresa C. S. P. La Catedral

Publicaciones relacionadas

Oteiza. Laboratorio Experimental. Laborategi Esperimentala.

Actividades relacionadas

El Museo Oteiza ha diseñado el taller infantil “En el Laboratorio”, dirigido a niños con edades comprendidas entre los 6 y 12 años, en que explorará las distintas técnicas de trabajo y los diversos materiales que Jorge Oteiza utilizó en su Laboratorio Experimental. A través del modelado, el vaciado o la construcción espacial se creará una muestra de distintas esculturas en pequeño formato. El taller se celebrará los días 28 y 29 de junio, de 11.00 a 13.00 horas en el Museo.

Por su parte, el  Museo ha invitado a todos los centros escolares que han participado en la campaña escolar 2007-08 a participar en un programa especial vinculado a  la exposición del Laboratorio. Este programa está destinado a estudiantes de primaria y de secundaria, que realizarán una visita a la exposición y 4 talleres plásticos relacionados con el Laboratorio, en sus propios centros escolares.