29 / 02 / 2012
Crónlech vasco y zorro japonés. De Jorge Oteiza a Akira Kurosawa

 

  • La obra constituye un recorrido antropológico comparado a través de los universos metafóricos de la cultura popular
  • Inicia la colección Centauro, destinada a proyectos de investigación

 

Crónlech vasco y zorro japonés. De Jorge Oteiza a Akira Kurosawa

Edita la Fundación Museo Jorge Oteiza en colaboración con Obra Social de Kutxa.

Colección Centauro. Volumen 1

Autores: Juan Antonio Urbeltz y Mikel Urbeltz Navarro

350 páginas. 18 euros.

 

Jorge Oteiza reflexionó, a lo largo de múltiples ensayos, acerca de la significación espacial y simbólica del crónlech pirenaico, también denominado en euskara mairu-baratz. Por su parte, Akira kurosawa, en su película Konna yume wo mita (Los Sueños, 1990), llevó al lenguaje cinematográfico una alegórica sentencia meteorológica popular según la cual, cuando llueve y hace sol, los zorros celebran sus bodas. Estos dos referentes, aparentemente inconexos, constituyen el punto de partida del análisis que Juan A. Urbeltz y Mikel Urbeltz Arregi realizan en la obra Crónlech vasco y zorro japonés. De Jorge Oteiza a Akira Kurosawa, que constituye un sugerente y revelador recorrido, cargado de referencias antropológicas, a través de los universos metafóricos de la cultura popular, que revela sorprendentes referentes simbólicos compartidos.

Esta publicación del Museo Oteiza, entidad financiada por el Gobierno de Navarra, que inaugura la Colección Centauro y que cuenta con la colaboración de Obra Social de Kutxa, presenta un doble ensayo que resume múltiples indagaciones con conexiones entre sí. El primero, versa sobre el crónlech o mairu-baratz referenciado por Jorge Oteiza. El segundo, se centra en el primero de los ocho relatos de la película de Kurosawa Los Sueños, que configura las primeras escenas de este film alrededor del dicho japonés kitsuné no yome-iri, cuya equivalencia en euskara eseguzkia ta euria, axeri boda, dice que con lluvia y sol, boda de zorros.

 

El amplio recorrido por estas materias es un ejercicio de exploración en campos que han sido escasamente visitados. Tanto el mairu vasco como los dichos japonés y vasco esconden imágenes que tocan un fondo de civilización enormemente interesante. Si el mairues una representación mental ajena al moro nacido con el Islam, aunque confundida con él; los zorros que se «casan» cuando llueve y hace sol, no son tales. Ambas referencias constituyen una sustitución tan misteriosa como reveladora, que conforman una simbología metafórica y alegórica que representa, a modo de transferencia, uno de los principales enemigos del hombre: los mosquitos.

La persistencia de las imágenes metafóricas aquí analizadas descansa en el hecho de que “al declarar tabú alguna parte de la realidad, hay que descubrir la sustitución que lleva a cabo, lo que es en extremo difícil. De manera que oculto tras el zorro o el moro (mairu) del folclore, el mosquito es el confuso tapado que a todos turba, y expresa bien la idea formulada por Ernest Jones de que sólo se simboliza lo que se rechaza”, argumentan los autores en esta obra.

“Lo insólito del caso sugiere que semejante transferencia tiene que proceder de períodos de civilización enormemente arcaicos. Aun careciendo de mayores certezas, no es arriesgado suponer que en situaciones aciagas, las poderosas nubes de mosquitos se hayan considerado obra del diablo, y al mosquito, el diablo en persona. A partir de ahí, el temor a citarlo viene de muy atrás. Siempre ha habido que andar con cuidado, pues en caso de nombrarlo, así el diablo como el mosquito, se corre el grave riesgo de que el llamado se presente, o, si se maldice en su nombre, que la maldición se cumpla”, señalan. “Todo viene de una atávica circunstancia, según la cual y para la humanidad primitiva, el nombre es igual a la cosa nombrada, de ahí que la sustitución no tuvo otra posibilidad que abrirse a la metáfora”, circunstancia que permite inspirar el mismo dicho en los dos extremos de la banda euroasiática.

La colección Centauro, dedicada a ensayos de investigación y que se inaugura con esta obra, incluirá la próxima edición de las publicaciones Oteiza y Unamuno: dos tragedias epigonales de la modernidad, por Juan Arana Cobos y  Oteiza y los nuevos paradigmas científicos, de Ignacio Sánchez Simón.

Juan A. Urbeltz (Iruñea-Pamplona, 1940), estudioso de la danza tradicional vasca, su trabajo se extiende a lo largo de más de cincuenta años, integró al grupo de danza vasca Argia en la Escuela Vasca de Arte Contemporáneo Además de ofrecer numerosas conferencias y cursos, Urbeltz ha publicado más de una docena de discos, libros y monografías entre las que se encuentran Dantzak. Notas sobre las danzas tradicionales de los vascos (Caja Laboral, 1978), Música militar en el País Vasco. El problema del zortziko (Pamiela, 1989), Alardeak

(Gipuzkoako Foru Aldundia, 1995), Los bailes de espadas y sus símbolos. Ciénagas, insectos y «moros» (Pamiela, 2000), Danza vasca. Aproximación a los símbolos (Etor-Ostoa, 2001); Euskal Herria eta Festa  (Elkar, 2004), Danzas morris. Origen y metáfora (Pamiela 2007), Gipuzkoa mairu-lur / Gipuzkoa tierra de «moros» (Elkar-Diputación Foral de Gipuzkoa 2009). Juan A. Urbeltz es patrono de la Fundación Museo Jorge Oteiza Fundazio Museoa.

Mikel Urbeltz Arregi (Donostia 1969), licen­ciado en Filología Vasca por EHU (Universidad del País Vasco), es miembro de la asociación Ikerfolk y director del festival Udazkenean Folk (1995-2005). En 1995, editó el disco Berrizko Itsuari, donde plantea un nuevo estilo de violín tradicional tomando como fundamento el sonido de la alboka.  Ha colaborado en el disco Bedaxagar, editado por Ikerfolk y Fonti Musicali, además de con diversos grupos y solistas en directo y en estudio: Anje Duhalde, Mikel Udangarin, L.T., Txuma Murugarren. Con el grupo Argia ha tomado parte en espectáculos como Zortziko, Muriska, Alakiketan, o los recientes Axeri boda o Aunitz urtez. También ha intervenido en varias represen­taciones de teatro popular suletino (Pastoralak) como Sa­bin Arana Goiri, Atharratze Jauregian e Iparragirre. Ha impartido cursos y conferencias sobre diversos aspectos del folklore y la música tradicional, realizado programas de radio como Baskistan en Bilbo Hiria Irratia o colaborado en clubs folk como Dantza Ganbara en Bilbao. Actualmen­te es miembro de la asociación Zenbat Gara y forma parte del equipo de gestión de Kafe Antzokia