Exposición

El final de un vacío es el principio de otro. Fermín Jiménez Landa. Junio-octubre 2021


Este proyecto parte de la voluntad de aproximarse a la figura y al legado de Oteiza a partir de la idea de explorar el vacío generado entre las esculturas de Oteiza, amplificando así el sentido espacial “oteiciano”. Si Oteiza trabajó el vacío que se originaba entre la materia física de las partes de una escultura, se pretende llevar hasta el extremo la posibilidad de entender ese vacío. Por tanto, este proyecto parte de reflexiones como qué ocurre entre dos esculturas de Oteiza o si es posible medir el mundo con esa trama invisible generada en los espacios entre las obras de Oteiza dispersas por el mundo.

El artista Fermín Jiménez Landa aborda este proyecto realizando una residencia de investigación en el Centro de Arte Contemporáneo de Huarte y, después, la ejecución de su proyecto en el Museo Oteiza. Fiel a su modo de aproximarse de manera periférica a los grandes discursos del arte, generado pequeños deslizamientos en forma y significado, el artista pretende desarrollar una investigación errabunda por la periferia de Oteiza y por sus márgenes más ignotos. La posición en el espacio de las esculturas de Oteiza funcionará como eje poético, como nodos de una geografía entre los que ocurren situaciones.

Este proyecto forma parte de programa Patrimonio y creación contemporánea. Nuevos imaginarios en torno a Jorge Oteiza (Hazitegia 2) desarrollado en colaboración con Centro Huarte de Arte Contemporáneo, Innova Cultural, Fundación Caja Navarra y Fundación La Caixa.


De la Cuesta, 24. Alzuza, Navarra
T +34 948 332 074 info@museooteiza.org